LOS 5 PROBLEMAS MAS COMUNES QUE SE AGRAVARON CON LA PANDEMIA EN LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOS.

LOS 5 PROBLEMAS MAS COMUNES QUE SE AGRAVARON CON LA PANDEMIA EN LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOS.

No es ninguna novedad que el coronavirus nos complicó la vida de todas las personas. Por culpa de la pandemia, mucha gente perdió su trabajo y vio cómo sus ingresos disminuían. Al mismo tiempo, nos obligó a pasar más tiempo en casa y tuvimos que aprender a convivir.

Si formas parte de una comunidad de propietarios, sabes perfectamente que siempre surge algún problema relacionado con los pagos o la convivencia. Como administradores de fincas, hemos observado cómo la situación actual empeoró varios problemas en las comunidades de propietarios. Hemos elegido los 5 principales.

¿Quieres saber cuáles son?

VECINOS MOROSOS

Los pagos de las cuotas siempre fueron un problema. Se calcula que alrededor de un 20% de los vecinos de las comunidades de propietarios que existen en España tienen alguna deuda. Los deudores aumentan cuando aparece una situación económica poco favorable y, sin dudas la crisis del coronavirus no es la excepción. Como consecuencia de la pandemia, los vecinos que debían dinero han aumentado y esto puede generar ciertos malestares en el resto de los residentes.

Pero, ¿cómo accionar cuando un vecino deja de pagar?

Lógicamente, lo primero que se debe hacer es avisarle en forma amistosa. Muchas veces, con un aviso es suficiente para que la persona cumpla con sus obligaciones. Si esa medida no es efectiva, se debe recurrir a la vía legal. En este caso, se envía un aviso de requerimiento de pago donde queda notificada la deuda.

Si el vecino deudor no da muestras de querer resolver la situación, se debe convocar previamente una Junta de Propietarios donde se informe a la Junta, de los vecinos con deudas pendientes y se acuerde a partir de que cantidad de impagados se debe iniciar el reclamo de las cuotas pendientes. Es importante destacar que la Junta, formada por el resto de los propietarios de la comunidad, requiere la mayoría simple para poder avanzar con la reclamación. En un caso extremo donde el vecino no pague a pesar del juicio, se podría iniciar un proceso de embargo de su cuenta corriente o bienes, pero no es común llegar hasta esta instancia.

RUIDOS, FIESTAS Y CONDUCTAS MOLESTAS

Durante el confinamiento, estamos obligados a pasar más tiempo en el hogar. Ante la incapacidad de poder salir, muchos optan por poner la música a todo volumen o hacer fiestas en la casa. Si bien puede ser una buena idea para terminar con el aburrimiento, también puede molestar a otros vecinos que quieran dormir o estar tranquilos.

Cuando la charla no funciona, se debe recurrir a la policía local  del municipio, esta podrá llegar a sancionar al vecino reincidente. Y como caso extremo se puede recurrir a la Ley de Propiedad Horizontal para impedir que estas conductas continúen. Esta ley permite entablar una acción de cesación contra el vecino que no cumple las reglas de convivencia.

DISCUSIONES Y PELEAS

Que la convivencia es difícil ya lo sabemos. Y si estamos obligados pasar tanto tiempo juntos, a veces no nos comunicamos de la forma más respetuosa posible. A esto se le suma que el encierro afecta la salud mental de las personas, por lo que el humor puede no ser el mejor (y de hecho, no lo es). Esta combinación de factores genera un ambiente favorable para que se den peleas o discusiones. Siempre es mejor evitarlas, pero si se descontrola la situación, existe la posibilidad de recurrir a la Junta de Propietarios para buscarle una solución.

GASTOS EXTRAORDINARIOS

Es un hecho conocido que durante esta época se adoptaron muchas medidas para reducir el contagio del COVID. Las mascarillas y el alcohol en gel se volvieron una parte esencial de nuestras vidas, comparables ahora con el móvil o la cartera. Ya no podemos salir a la calle sin ellas. Como ya han repetido tantas veces, es importante cumplir con estas medidas de seguridad para disminuir los contagios.

¿Y quién debería pagar por el alcohol en gel y demás gastos extraordinarios ocasionados por la pandemia?

Por supuesto, los vecinos de la comunidad deberán pagar estos gastos. Aunque muchas personas pudieron haber perdido el empleo durante esta época, el paro o un ERTE no es excusa para no cumplir con estas obligaciones. Por eso, si hay un vecino en esta situación, lo mejor es negociar un plan de pagos con el resto de los propietarios para poder adquirir todos los elementos requeridos por el protocolo.

SUSPENSIÓN DE JUNTAS DE PROPIETARIOS

Para reducir el contagio del virus, lo más recomendable es evitar las reuniones sociales y eventos donde concurran muchas personas. Por este motivo, las juntas de propietarios fueron suspendidas o se redujo la cantidad de participantes. Esto puede parecer un hecho menor, pero genera varios contratiempos para los vecinos porque no pueden juntarse para resolver los problemas de la comunidad.

Esta situación conllevó a legalizar las juntas telemáticas. Comunidades que podían llevar a efecto las juntas tanto ordinarias como extraordinarias a través de alguna de las plataformas telemáticas existentes por medio del PC o el móvil desde casa, el vehículo propio, inclusive desde la  calle, un jardín o  el campo

Pero son muchísimas las comunidades de propietarios en las que sus vecinos, bien por edad, desconocimiento o falta de recursos, no tienen posibilidad de poder conectarse a internet, por lo que ese tipo de juntas no podrían ser válidas. Por lo que fue imposible realizar juntas de ese tipo y esto ha alargado en muchos meses el reanudar nuevamente la juntas.

¿PASASTE POR UNA SITUACIÓN ASÍ?

Si perteneces a una comunidad de propietarios y has tenido alguno de estos problemas, siempre puedes consultar con Masercon Administración de Fincas y obtendrás el asesoramiento que necesitas para ponerle fin a cualquier problema.

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.