LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOS Y LOS COMUNICADOS DE LAS ADMINISTRACIONES PUBLICAS.

LAS COMUNIDADES DE PROPIETARIOS Y LOS COMUNICADOS DE LAS ADMINISTRACIONES PUBLICAS.

 

Desde octubre de 2016, según la Ley 39/2015, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, las comunidades de vecinos están obligadas a relacionarse de forma únicamente electrónica con las diferentes administraciones. 

La lista de obligaciones fiscales que afectan a las comunidades de propietarios crece a un ritmo vertiginoso. Es por ello que en Masercón Administración de Fincas, llevamos meses adaptándonos a estas nuevas herramientas telemáticas, que hacen más necesario contar con los servicios profesionales de un administrador de fincas colegiado que garantice el correcto cumplimiento de las mismas.

A los ya consabidos trámites relacionados con la presentación de declaraciones periódicas, IVA, Retenciones, IRPF, Atribución de Rentas entre los propietarios, declaraciones de operaciones con terceros que superen los 3.005.06 € anuales, etcétera, se añade una nueva obligación para establecer las comunicaciones entre las comunidades de propietarios y la Agencia Tributaria (AEAT).

Y es que, desde hace varios años, un gran número de comunidades de propietarios recibirán todas las notificaciones del mencionado organismo público únicamente por vía electrónica. Y todas ellas deberán obtener un Certificado Electrónico para acceder al buzón electrónico que habrá aperturado la AEAT, desde donde se gestionará toda la relación tributaria entre las comunidades de propietarios y la Agencia Tributaria (Notificaciones Electrónicas Obligatorias).

Este sistema permite, mediante distintos procedimientos, apoderar al administrador de fincas ante la AEAT para que él reciba en su buzón electrónico las posibles notificaciones y comunicaciones a la comunidad de propietarios, lo que garantiza la atención en plazo de los mismos dando cumplimiento a lo solicitado y evitando sanciones por estar fuera de plazo o por la no atención debida a dichos requerimientos.

Otro aspecto del trabajo del administrador de fincas incluye la emisión correcta de los certificados a los propietarios para su exacta imputación en la declaración individual de IRPF, tanto de los ingresos y retenciones a computar como de las posibles deducciones autonómicas que tienen relación directa con inversiones en instalaciones colectivas o en deducciones por obras de conservación en los edificios de los que son administradores.

La mayor complejidad, no solo en relación al suministro de información con trascendencia tributaria, sino también, y a partir de ahora en la única vía electrónica de relación con la AEAT, hace casi imprescindible contar con el asesoramiento técnico del administrador de fincas colegiado que garantiza el puntual y correcto cumplimiento de todas las obligaciones también en el ámbito tributario y el reciclaje continuo que exigen los cambios que se van produciendo en la legislación tributaria.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *